Blogia

Serendipity

Mas que una duda...

Si me preguntás si siento o no, si lo que siento es lógico o no te contesto que no sé.
Te diría que en este caso ni el SI ni el NO serían correctos.

Si digo Sí, con absoluta convicción es porque no tengo el suficiente fundamento para tomar una decisión, pero quiero y me esfuerzo por sentirme segura.
Si digo Sí, me auto convenzo de lo que decidí y no dejo lugar para las dudas. Esas dudas que hacen que podamos conocer más acerca de nuestros pensamientos, de nuestros sentimientos: inyectándonos el alma de preguntas que nos intentamos contestar.

Si te digo que NO me cierro puertas. Ni siquiera me permito chusmear, probar.
No elijo sino que me exijo. No me arriesgo ante nada. Con el NO, anestesio mis sentidos para transitar un suelo firme, seguro, sin incógnitas ni riesgos.

Si te digo NOSE es porque no estoy segura, entonces a veces me dejo llevar por mis ideologías y el impulso de mis pasiones. Navego en una turbulencia, alerto mis sentidos.
De pronto despierto de la vorágine… me siento en riesgo y mi parte lógica surge, me paralizo por el miedo. El miedo como una expresión ante el fracaso. Me adelanto a los hechos y analizo la idea de un nuevo-viejo fracaso. Nuevo porque puede aproximarse, viejo porque se puede repetir.
Prefiero no caer en la afirmación ni en la negación absoluta. Prefiero indagar antes que anestesiarme o no dudar. Prefiero bucear en mis pensamientos sin miedo a mis impulsos, sin miedo a mis razones…
Y así....encontrar con el tiempo, la respuesta justa a mis preguntas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

¿Quién sos?

Una noche, delirando más que hablando... me dí cuenta de algo de lo cual no hace falta explicaciones, solo frase:
"Vos no sos lo que te esforzás por demostrarme que sos. Vos sos, lo que en este momento yo percibo de vos"

Algo en común

Eran las dos de la mañana, ayer. No se como ni porque, pero al hablar con vos sentí la necesidad de dedicarte unas palabras, algunos pensamientos quizás, que no nos decimos cotidianamente. No creo que sea el mejor medio, pero ahora la distancia convive con nosotros y debemos aceptarla. Aquí va:

Cuando era chica y me peinabas con dos colitas desprolijas sentía que nada podía unirnos, que no teníamos nada en común, nada que podríamos compartir.

Fuí creciendo y en vez de olvidarme los afiches de suma y resta en la mesa de la cocina; fuí mejorando esa letra desastroza que tanto me costaba dibujar en primer grado. Y asi, comencé a reflejar en un papel mis rabias, mis esperanzas, mis tristezas y hasta mis caprichos. A veces eran dibujos, otras sólo palabras.

Entonces, y fué entonces cuando descubrí que vos y yo eramos tan pero tan iguales.

En las tantas cartas que me escribiste tantas veces; fuí observando tu perfeccionismo, tu obsesión por comunicar la justicia de los hechos, tu manera de pedir perdón cuando sabías que habías errado y sobre todo tu forma tan particuar de decir te amo: con esa letra firme y llena de convicciones.

Allí fué cuando me sentí aliviada y con un enorme suspiro comprendí que no era la única bohemia en este mundo que escribía, no estaba sola. Estabas vos a mi lado contándome en minúsculas y mayúsculas como transcurrían nuestras vidas.

Empezaste a relatarme de cerca que los errores no eran tan malos y que los aciertos no eran tan buenos. Mientras que los números eran para contar; decías que las palabras, para expresar. Me enseñaste las pistas para conocer la admiración, mostrándome que no hay nada en este mundo que no podamos alcanzar y que la mejor virtud que nos puede caracterizar es la perseverancia y la voluntad.

Cuando me dijiste que estabas escribiéndo un libro, sentí que esta experiencia la afrontábamos juntos. Quizás porque durante muchos años esta manía se fué gestando en secreto.

Quizás... porque me recuerdo tras una lámpara de luz tenue, sentada en la alfombra de mi pieza, declarándole a una hoja en blanco lo que sentía por "esa" persona que movilizaba mi corazón. Me recuerdo apurándome para esconderla rápido cada vez que alguien golpeaba la puerta.

Ahora mirando de lejos al tiempo, sé que hoy es el momento de decir: Papá ahora soy yo la que con letra de carta te afirma que fuiste el impulso para desnudar mis pensamientos más profundos, la que te dá fuerzas para que le muestres al mundo lo mejor de vos.

Sé que nos falta mucho por aprender, según dicen no es fácil escribir...

Pero estoy segura de que hay momentos y situaciones que no podríamos expresar de una manera más clara y sencilla. La escritura tiene esa magia, que nos permite reflejar los sentimientos escondidos de nuestro ser.

Por todo esto, Papá. Después de todo lo que me enseñaste sin querer, solo me resta decirte: CONTÁ CONMIGO. Te amo. Mariana.

Encuentros? o desencuentros?

Prefiero llamarlo encuentro, porque refiere a un momento. A esos instantes que muchas veces quisiéramos eternizar, pero a causa de esa maldita palabra llamada destino, (aunque hacemos lo posible por desviar), se interpone y los convierte en algunas pequeñas partículas que debemos guardar en el rincón de los recuerdos.
Mover el mundo, sacudirlo o recorrerlo, dá lo mismo, ya terminó.
Pero, mejor empecemos por el principio, lo que terminó: alguna vez empezó. Y de eso quiero hablar.
Conozco tres tipos de personas que pueden cruzarse en nuestros caminos.
El primero es el más cotidiano, transitamos por las calles y ahí están. Son esas personas que rozan tu vida sin dejarte nada, desapercibidas. No hay intercambio de ningún tipo, pero sirven para darse cuentan de que existen las que te regalan momentos irrepetibles que no pensás olvidar. Por más que nunca más puedas tener contacto con ellas sabés que existieron, sabés lo que pensaron y sabes también lo mucho que te dejaron: experiencias compartidas.
Entonces queda conocer el tercer tipo, aunque mucho más difícil de encontrar y es esa persona que detiene tu reloj por un ratito y te hace soñar. No importa de donde viene porque va a donde vos querés ir. Importa menos que hace, porque admiras la manera en que lo hace. Entonces, solo entonces imaginás ese momento en que te tome de la mano y te lleve a reír para siempre.
Hasta ahora, son solo pensamientos, ilusiones que remiten a ese “para siempre”, todos queremos eternizar nuestros momentos felices, pero a veces cuando confundimos el tercer tipo con el segundo tipo de personas, aparece la confusión y con ello el desamor.

Spending my time.

Creo que tenía unos cuantos años menos cuando Roxette nos decía como perdía su tiempo.
Tomando solo estas tres palabras me pregunto gastar el tiempo es:
1/perderlo con alguien que, por diferentes razones intuimos que no podríamos ser compatibles ó,
2/estar solos porque nadie llena los requisitos (estructurales, de valores), entonces lo gastamos porque no nos abrimos a ninguna relación.
A la primera hipótesis, le agrego una pregunta más... es esto conformismo? Y a la segunda... es esto miedo?
Aunque parezcan antagónicas, a éstas dos razones podríamos encontrarles algo en común.
Por un lado, los prejuicios. Caracterizamos a las personas antes de conocerlas: al ligar nuestras relaciones a un “futuro”, estamos también creando un estereotipo, ese que tiene que estar a nuestro lado.
Por el otro, el hecho de adelantarnos, de olvidarnos de vivir los sucesos como son, como se presentan. Y los empañamos de expectativas, de ilusiones, de esperar determinadas respuestas del otro. Esperamos...y así nos olvidamos de sorprendernos.
No sé la respuesta a estas preguntas.
Pero para los prejuicios, propongo que comencemos a “desnudarnos” y dejarnos conocer como somos. Para vivir momentos más reales.
Para el miedo, cito una parte de un libro de “Jorge”:
“La solución pude parecer muy triste pero consiste en la auténtica desesperanza. Es decir, la falta total de expectativas. Yo no espero nada de mi futuro, te elijo HOY para que estés conmigo, para que estemos juntos sin miedos. Permitiendo que cada cosa que suceda nos sorprenda...”
Si dejamos de ligar nuestras relaciones al futuro, podríamos pensar que de ninguna manera estamos “gastando el tiempo”.....

Me lo digo a mi misma!
Después de plantearme estas preguntas.... LO Decidí...trataré de no gastar más mi tiempo.

La city es de Entre Ríos

Así le llaman los oriundos al pueblo de Viale.
Me tomé dos colectivos para llegar, era casi la madrugada, viajaba tratando de no perderme nada y aunque el frío estaba que calaba los huesos los gauchos subían en diferentes paradas para llegar a sus trabajos. Estaba con mi compañero de ruta, Fito y curiosamente tenía que preguntarle que significaba lo que decían, porque la verdad es que no entendía nada...ahora ya internalicé algo de ese dialecto, así que seguimos así...
La “Zuli” nos despertaba temprano con el .mate de té, infusión que no pienso dejar de ahora en más. Probé mates de todos tipos, pero me quedo con el de ella, con té de hierbas. Ah! También me quedo con la comida de la abuela y el pirok., aunque va a ser medio difícil de encontrar acá.
Oscar no se perdió ni una carrera, entre todos sus camiones, el quincho y Flavio con su mameluco, se emocionaban cuando el “Gurí Martinez” quedaba entre los primeros puestos. Hasta me quería llevar a la “Expocon”...
De noche, Bahía ni hablar, de cara que estábamos allá. Obviamente que nos encontrábamos con todas las gurizas y gurizes. (no se como se escribe) Y Jaque? ninguna paparruchada, no! Un boliche muy digno...aunque me atrevo a criticar la música y también algún que otro pez... pero esos están en todos lados....chau - cuqui!.
Palabras para resumir el viaje, hospitalidad, tranquilidad, tranquilidad, ya lo dije? diversión, desintoxicación auditiva, visual y mental, es demasiado, no?
Espero poder volver a pasear en el auto de la Chudi (si...manejé!), y recorrer de punta a punta la 9 de Julio y 25 de mayo.

Todos necesitamos...o queremos?

Todos necesitamos a alguien que esté siempre y nos cuide siempre.
Todos necesitamos a alguien que esté,
al alcance de nuestra mano o de una carta o de una llamada.
Alguien con quien compartir, todo aquello que guardamos en el corazón,
o simplemente lo que nos sucedió en el día.
De la manera en que tu y yo podemos hacerlo

Todos necesitamos a alguien que nos aliente,
que nos crea, que nos felicite cuando las cosas han salido bien,
y un hombro para llorar cuando ha salido mal.
Todos necesitamos a alguien que nos yude a seguir luchando
y nos recuerde que todo tiene solución.

Todos necesitamos alguien como tú,
se que nada es mas cierto...
Ojalá todos tengan a alguien tan especial como tú...

Collin Mc. Carity.

Viajando....

Viajando....

Esta foto es del Cerro de los Colorados, en Purmamarca...
Arturito, paseando después de dar un seminario...
Esperamos tenerte de nuevo.
Gracias por la experiencia....

Nos desnudamos?

Nuestras relaciones más profundas se mancharon con una especie de oleaje de frialdad. En donde, tanto mujeres como hombres, nos preocupamos por hacer del otro el ideal que tanto soñamos. Ese ideal que nos vendieron, que nos internalizaron.
Bajemos a tierra: no existe el ideal, nunca va a existir.
Cuando hablo de “Creo que te conozco” quiero decir que nadie se deja conocer realmente. Por miedos, por egoísmos, por machismos, por etcéteras.
Si todos seríamos mas “reales” y aceptaríamos al otro tal cual es, si nos mostráramos como somos, en una palabra: nos desnudaríamos por completo, nuestras relaciones serían mas limpias, mas puras, mas vivas y naturales. Los desencuentros serían menos, y no por insensibilidades y fantasías que nos empapan de frialdad.
Los reto a conocernos, a desnudarnos. A entregarnos...existe algo más simple y puro? Hasta ahora creo que no.
Ahora aparece el dilema: encontrar a ese otro que se quiera desnudar con nosotros.
Quizás, después de muchos desencuentros arribemos al final. En algún lugar está.
Me niego a pensar que no exista, se que ahora está en su mundo.
Quizás, sufriendo el dolor de una desilusión que con nosotros no conocerá. Quizás, gastando lágrimas que tampoco nos va a tener que dedicar.
Esperar pacientes, dejar de lado el tiempo. ¿Reto difícil?
Propongo estar atentos. Porque cuando el corazón domine la razón, nos daremos cuenta que llegó, que conocimos el tipo de persona que clasifico como la tercera, la justa, a nuestra medida.
Un día, no muy lejano, tropezamos sin haberlo querido, sin haberlo buscado, con la persona que estará a nuestro lado por mucho tiempo. Haciéndonos conocer ese “para siempre”.

Mi tiempo en 11.

Permanezco recordando esos momentos de ternura, empapados de risas y nuevas experiencias. Permanezco recordándote...
Ya pasó mucho tiempo y comparado con las pocas horas compartidas se convierten, quizás para vos en nada; pero para mí, en minutos que impregnaron mi memoria y que se resisten a irse.
Son como fotos mágicas que retratan no sólo imágenes y vivencias sino también olores, sabores y suaves sentimientos.
Y como las fotos tradicionales perduran, aunque a veces envejecen se vuelven amarillentas o quizás hay partes de ellas que se van borrando, existen y permanecen.
Traspasan las barreras del tiempo como un recuerdo tangible que nos permiten sacarlas de un baúl para volver a vivir una y otra vez esos momentos inolvidables.
Yo tengo mi tiempo, y cada vez que abro el baúl de noviembre aparecés vos. Veo tu sonrisa, tus ojos inciertos y tus manos arrebatadas por los nervios. Veo las idas y venidas, una música desconocida, un par de cigarrillos y muchas pero muchas anécdotas compartidas.
Me acuerdo que tu corazón estaba roto, y el mío tratando de curarse. Pensamos que este nuevo par de olas veían a salvarnos, nos equivocamos. El tren venía muy rápido y la próxima estación estaba ahí, esperándote. Claro, ella siempre en el mismo lugar, ella es segura. No como las olas, que a veces te llevan a lugares desconocidos. Tuviste miedo.
Entonces tomaste tus valijas sin avisarme y te fuiste rápido para no tardar en llegar a la estación. Me dejaste entre el mar y el tren. Ahora estoy sola, pero te entiendo. Solamente quiero decirte que yo sigo aquí, en la misma posición de la foto que tomaste cuando justo, justo estábamos por tomar nuestra mejor ola....

(Este es un texto que está adaptado a un párrafo de Jorge Bucay en Mirarse con los ojos abiertos)

Despertáte y asi...despertáme!

Esta es mi existencia. Ronda por mi mente tu inalterable silencio.
Paseo por mis pensamientos y te encuentro: solitario, desvanecido.
Abro los ojos, y te veo a mi alrededor: callado, inmóvil.
Quiero reflejarme en tus ojos, quiero profundizar tus sentidos.
Quiero desbordarme por tus manos húmedas y desembocar en tus labios.
Quiero movilizar tu corazón y así.... despacio perecer a tu lado.

Este párrafo alguna vez lo escribí. Hace ya como 5 años.
Como verán no puedo despegarme de mis delirios sobre el amor.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Soy por ustedes....

Este post es para mis amigas. Esta dentro de lo que llamo "dedicados". Buena forma de explicar lo importane que son los amigos. Dentro de mis delirios, escribí esto alguna vez pensando que son las personas que me ayudan cada día...las quiero mucho!

Tambaleo sin mirar atrás.
Cuando me doy cuenta, metí todos mis pies en el barro.
No es intencional: no quiero lastimarlas.
Miro a mi alrededor y todo da vueltas, me confunde.
Es como si esos círculos no me dejaran salir.
Soy yo misma.
Construyo una pila de cosas que no tengo.
Me desespero. Me falto. Me olvido.
Quiero salir. Sin sus manos no puedo.
Quiero respirar el aire que me regalaron. No lo encuentro.
Soy un avestruz.
Lo intento y me asomo despacio. Tengo miedo de no verlas.
Entonces hay algo que puedo ver.
Me deslumbra y me encandila. Son ustedes.
Vinieron para hacerme recordar quien soy.
Me secaron las lágrimas.
Me apoyé en sus hombros.
Ahora construyo una pila infinita de cosas que tengo.
Las tengo. Me vuelvo a tener.
Otra vez soy yo. Me reconozco.
Las necesito. Siempre.
No quiero olvidarme de mí.
Y si me olvido. Quiero tenerlas para recordarme.
Soy ustedes. Sin ustedes, tampoco soy.
Sé que solo junto a ustedes soy quien soy.

A veces se hace tarde....

Hace tanto que no escribo. Vuelvo. Seguimos con el amor. Los encuentros y desencuentros. Me encanta describir esos momentos.

Siempre nos hacíamos lugar para dos.
Otra vez se hizo tarde. No había mucho par a contar.
Me ayudaste a reír por un rato. Era uno de mis vicios.
Me quedé en uno de esos momentos para dejarlos permanecer.
Los vaivenes del aire dejaban mis labios petrificados.
Tenías en tus brazos mi confidencia.
Por primera vez la entregué sin censuras.

Ejecutaste los segundos y abriste los brazos.
Dejaste caer lo que te había entregado.
Por alguna razón te cansaste de sostenerla.
Cuando quisiste salvarla ya se había desintegrado.
Otra vez se hizo tarde. No pudimos salvarla.

Por alguna razón nuestros universos dispares se hicieron notar.
Ejecutaste los segundos y así me ejecutaste.
Vos buscabas sensaciones pero yo busco razones.
Para mí no existían las versiones pero conocí tus versiones.
Por alguna razón sentí que eras predecible.

Dejamos pasar los momentos. Enfriamos las palabras.
Seguimos evadiendo esos fantasmas.
Vos seguís buscando satisfacer tus emociones, yo sigo persiguiendo a las razones.
Y por fin...Nuestros universos dispares nos saquearon nuestros lugares.

San Valentin.

Día de los enamorados. Día para, más que nada, COMPARTIR. Lo que sea, pero compartir.
Entonces, para mí, mejor digo: SIN PALABRASSSSSSSSSSSSS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

La vuelta.

Acá de nuevo, volviendo. Intentando organizar mi vida acá despues de haber afilado mi hacha en mi viejo pueblito que tanto quiero. Ahora, como nueva vuelvo para retomar las actividades..y bue...así es. Se disfutan las vacaciones porque existe el año lleno de tareas, el día porque existe la noche, el calor por el frío, y podría seguir y seguir...

Y como no podría ser de otra manera acá va una frase que rescato porque me gustó mucho, es de Antonio Machado y yo la titulé "Dejáte mirar"

"Los ojos que ves, no son ojos porque tú los veas, son ojos porque te ven"

Desde adentro.

Cuando terminamos una relación sea cual fuere, cargamos con la otra persona.
Decimos que hizo tal o cual cosa y que nos dió bronca, tristeza,angustia, que nos traiciona con lo que hace y cuantas cosas más tan características del "duelo".
El duelo tan gastado. Ese mismo que hasta nos cuesta nombrar.
Creo que esa carga y toda la culpa que podemos hecharle a la otra persona es la bronca hacia nosotros mismos por sentir lo que sentimos, en realidad la otra persona no tiene nada que ver con aquello que sentimos, somos nosotros que no podemos despegarnos de ese sentimiento. Entonces me tengo que liberar de mí mismo.
1-Sugiero recopilar todos los recuerdos.
2-Buscar una linda caja.
3-Guardar los recuerdos en dos partes, dividiendola en momentos lindos y momentos feos. Los momentos lindos nos muestran que valió la pena. Los momentos feos nos sirven para darnos cuenta de las cosas que no tenemos que repetir.
4-Cerramos la caja, la sellamos y la envolvemos en celofán, cosa que permanezca intancta. Sabemos que por naturaleza tendemos a olvidarnos de nuestros errores y la caja, en ese momento, servirá como libro de consultas.
5-Entonces, solo nos resta guardar la caja en lugar estrátegico, cosa que no se pierda, cosa que no estorbe el camino.
Desde ese momento, desde ese preciso momento, habremos acomodado nuestros sentimientos y si bien puede ser que a veces vuelva para molestrarnos sabremos dónde estan guardados y cuándo es necesario abrirla para no olvidar.
Pero mientras tanto nos sentimos nuevos, como recién bañados.
Entonces: es un poblema mío. De yo conmigo y no de vos conmigo.
Ahora, despues de guardar mi cajita puedo decir:"Me liberé de mi misma".

Significados.

Tengo una costumbre que me caracteriza y es ponerle nombre a esas cosas que no sabemos o como llamar, o si. Depende.
Cosa imbergue: dícese de la sensación de angustia que oprime el pecho. A veces (cuando es muy grave) no deja respirar profundo, causada por nervios, ansiedad, etc. Se localiza justo arriba del estómago.
UPS:dícese de una sensación de nervios que se localiza un poco más abajo que la cosa imbergue, se diferencia de ésta porque es como un cosquilleo. Se manifiesta muy pocas veces, y es causada cuando vemos a "esa" persona.
Es todo por hoy, despues seguiré con el glosario.

Maktub.

Maktub en árabe significa algo como "era el destino, lo que tenía que pasar ya estaba escrito". En esta primavera muchos destinos que estaban escritos se están materializando. Nuevos amores, ex que vuelven, etc. Me imagino que como dicen, los amores de primavera son mas duradeeeeeeeros.
Para ellos una canción de felicidad, que cantaba mi papá cuando el corazón le estallaba. Que dicho sea de paso, la canta todavía pero menos, porque con mis hermanos lo censuramos. Nuestros oídos agradecidos por la censura. Imagínense que de 24 horas, 23 está de buen humor... Ok, ahí va.
"Sentí mi corazón...bom bom, bom bom
Parece una explosión....bom bom, ,bom bom
Dispara sobre vos...bom bom, ,bom bom
Con fuego y con amor....
MI corazón: me alegra verte así, así de ilusionada...
Porque yo se muy bien que estas enamorada...
igual me pasa a mi durante la semana
porque pensando en vos ya no puedo hacer nada"


PD: para los que saben la música por favor me la cantan. Para los que no cuando me vean me hacen que se las cante. Eso sí, un día que esté feliz...por favor?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Palabras con sentido

Estuve hablando con un amigo. Problemas de amor. Mientras nos contaba, solo se me venía una y otra vez la misma frase. Y lamentablemente puede ser pesimista, o no. Depende.
Yo prefiero que sea así: "Prefiero que te alejes de mi por ser como soy, a que permanezcas conmigo para cambiarme."

Existe algo más lindo que ésto?

Existe algo más lindo que ésto?

Viva Jujuy, viva la puna...
Viva mi amada...
Vivan los cerros, pintarrajeados...
de mi quebrada! De mi quebrada...
Humahuaqueñá, no te separes de mis amores..
Tu eres mi dueña!...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres